Musica de Ballet

musica de ballet

Música de ballet

La música tiene la capacidad de despertar sentimientos en las personas en diversas índoles, experimentando ciertas reacciones como alegría, melancolía, tensión, etc. El bailarín/a usa estas circunstancias para producir una acción emotiva en una serie de movimientos. La música permite que el bailarín/a se comunique. Pero para que fluya, es necesario realizar previamente un análisis de la música que va a acompañar al movimiento, a fin de identificar aquellas estructuras que van a permitir desarrollar al máximo la expresión y la interpretación del bailarín/a.

 

Influencia de la música de la danza

La danza necesita música para establecer el estado de ánimo, soltar el ritmo y crear la motivación necesaria para comenzar a moverse. La música tiene la capacidad de hacernos sentir de cierta manera, y es por eso que juega un papel tan inmenso en la danza. Los diferentes estilos de música crean varios tipos de ritmos, que corresponden a un estilo de baile específico. Mientras que en algunos bailes se pueden realizar cualquier tipo de música, siempre hay un género típico con el que se combina. Por ejemplo, se utilizarían melodías lentas al interpretar estilos de baile como el vals, la lírica o el ballet, mientras que las canciones rápidas y optimistas se usarían para el hip-hop, claque o la salsa. Aunque se puede argumentar lo contrario, la versión tradicional de cada uno de los estilos de danza corresponde respectivamente a música lenta o rápida.

 

Canciones de ballet

  • Tchaikovsky: El lago de los cisnes.
  • Delibes: Copellia.
  • Tchaikovsky: Cascanueces.
  • Chopin: La silfide.
  • Tchaikovsky: La bella durmiente.
  • Adam: Giselle.
  • Stravinsky: Petrushka.
  • Stravinsky: La consagración de la primavera.
  • Debussy: L’apres midi d’un faune.
  • Stravinsky: El pájaro de fuego.
  • Khachaturiam: Gayaneh.
  • Bejart: Bolero de Ravel.
  • Prokofiev: Romeo y Julieta.
  • Prokofiev: La cenicienta.
  • Verdi: El corsario.
  • Minkus: Don Quijote.
  • Falla: El amor brujo.
  • Gershwin: Rhapsody in Blue.

 

Caracteristicas de la musica de ballet

Existe una seria de elementos de la música que inciden en el desarrollo de la expresión artística de la danza. Estos son: la melodía, la armonía, el estilo y el carácter.

 

La melodía

Es la combinación heterogénea de los sonidos musicales, o también la sucesión de sonidos de diversas alturas con la que el compositor expresa un sentimiento. Al través del ritmo los diferentes sonidos se agrupan unos con otros. La melodía aporta un soporte natural para la expresión y ayuda al uso de la respiración durante la interpretación.

Una manera de agrupar la melodía es a través de la frase musical. Esta es una unidad conceptual, que suele constar de ocho compases, aunque pueden tener menos.

Estas frases de movimientos tienen un comienzo, un desarrollo y un final y se realizan respetando las frases musicales. La continuidad en el encadenamiento de cada frase es fundamental tanto para los músicos como para los bailarines y en el caso de la danza, dará lugar a una coreografía.

Los brazos tienen más soltura que las piernas a la hora de ligar los movimientos y de darle continuidad a las frases, es por ello que se les confía la misión de subrayar dicha continuidad.

 

La armonía

Es adicional a la textura de la melodía, o como la ciencia que estudia los acordes. Un acorde es un conjunto de tres o más sonidos que se oyen simultáneamente.

La armonía sirve de unión entre la melodía y el ritmo, enriqueciendo la melodía y aportándole variedad y carácter. Al bailarín/a le ayuda a ser más consciente en la respiración en los movimientos, mejorando así la calidad de las ejecuciones.

La respiración permite la preparación, el desarrollo y la finalización de los movimientos, la matización de los gestos y de los sentimientos y el encadenamiento de los pasos. Por todo ello la armonía juega un papel importante.

En este apartado nos encontramos con dos conceptos: tonalidad y modalidad.

La tonalidad es el producto que se obtiene tras organizar los sonidos de una escala, donde el más importante se llama tónica y da nombre a la tonalidad.

La modalidad es una forma de construir una escala, y va a estar en función del lugar que ocupen los tonos y los sentimientos. Puede ser mayor o menor.

La tonalidad y la modalidad otorgan a la pieza musical un carácter determinado.

Los cambios de modalidad o la transposición en la tonalidad, ayudan al bailarín a sacar fuerzas renovadas para continuar realizando la variación de movimientos. Les otorga un aporte extra de energía muy útil para desarrollar la coreografía.

 

Estilo y carácter

Es el elemento expresivo que nos va a decir como es la composición musical. Indica que cualidad tiene: si es alegre o triste, si tiene fuerza o es sensible, etc. Los términos usados para expresarlo son entre otros: amables apasionados, brillantes, delicados, furiosos, tranquilo, etc.

Cada instrumento tiene un carácter particular, y al igual que el música opta por uno determinado para componer, porque es el que necesita para desarrollar el sentimiento que quiere expresar, en danza ocurre lo mismo.

El bailarín/a o coreógrafo busca aquellas músicas que mejor se adaptan al sentimiento que quiere trasmitir. Así escoge un piano o un violonchelo o una pieza orquestada o lo que necesite, eligiendo además si lo que le conviene es que esa pieza sea adagio, allegro, etc.

Esto es porque la música despierta en el bailarín/a una serie de emociones que le permiten transmitir un sentimiento.

Los estilos de las piezas musicales son diversos y es importante que el bailarín/a los conozca, para poder decidir qué clase de música es la que le conviene para el montaje de su coreografía.

La danza por su parte engloba diversos estilos que son específicos. Cada uno de ellos tiene un carácter determinado y nos indica el ritmo, la dinámica y la velocidad con la que se ejecuta un movimiento.

Es importante hacer coincidir el estilo de la música y su carácter, con el estilo y carácter de la danza que se vaya a desarrollar, a fin de fundir ambas disciplinas en una interpretación rica que llegue al espectador como un todo de expresión de sentimientos.

Pequeña reflexión: la música y la danza son dos disciplinas que necesitan tener algo que comunicar para poder crear o interpretar, y el bailarín utiliza la música como medio para hacer fluir sus sentimientos y comunicarse.

 


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *